Especiales Responsabilidad Social Corporativa:

CRUZ ROJA CHILENA INVITA A EMPRESAS A COMPROMETERSE CON LA SOCIEDAD

A partir del año 2010, Cruz Roja Chilena cuenta con una nueva área dedicada a vincular a la sociedad y las empresas con las personas que viven con diferentes grados de vulnerabilidad, promoviendo la realización de proyectos conjuntos y la captación de recursos que aseguren la sostenibilidad de la organización en el tiempo.

A muchos de nosotros la frase Responsabilidad Social Corporativa (RSC) nos suena conocida. La hemos escuchado o leído en las noticias, en algún aviso. Pero probablemente no sabemos cuánto puede afectarnos en nuestras vidas.

La Responsabilidad Social tiene relación con el compromiso que tenemos los ciudadanos, las instituciones -públicas y privadas- y las organizaciones sociales, en general, para contribuir al aumento del bienestar de la sociedad, tanto a nivel local como global.

El concepto de Responsabilidad Social Corporativa nace en las últimas décadas a partir de un proceso de vinculación entre la sociedad, el Estado y las empresas. Puede definirse como la contribución activa y voluntaria por parte de las empresas al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas, generalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva y su valoración. La RSC va más allá del cumplimiento de las leyes y las normas, dando por supuesto su respeto y su estricto cumplimiento.

En palabras sencillas, a través de la RSC las empresas buscan generar un compromiso con las comunidades donde intervienen, intentando mitigar los posibles impactos negativos que su accionar tenga sobre ellas, ya sea a nivel ambiental, social, político o económico.

Un paso más

 A partir de este año, Cruz Roja Chilena decidió convertirse en una opción para aquellas empresas que desean comprometerse con la comunidad y su desarrollo. Para ello, creó el Área de Responsabilidad Social Corporativa, integrada por Andrés Recabarren (Director) y Andrea Pozo (Coordinadora).

Este equipo está trabajando bajo la premisa de que la RSC no significa para las empresas devolver a la sociedad parte de los beneficios alcanzados o posicionar a la compañía socialmente, sino que es un compromiso ético a nivel corporativo de desarrollar su negocio de forma socialmente responsable.

Se trata de incentivar a las empresas a convertirse en miembros activos de la sociedad, trabajando conjuntamente con otras partes interesadas en cuestiones cruciales para el desarrollo y bienestar de las comunidades.

Algunos se preguntarán qué tiene que ver esto con Cruz Roja Chilena. Y la respuesta es clara: Nuestra institución es un canal privilegiado para que las empresas puedan desarrollar acciones socialmente responsables, generando proyectos comunitarios participativos, sustentables e innovadores. Esto se traduce en una relación de colaboración mutua: CRCh puede continuar su trabajo humanitario a lo largo del país gracias al apoyo financiero de las empresas y las empresas desarrollar su accionar socialmente responsable junto a una institución reconocida, con prestigio, historia y experiencia en la intervención social.

Un ejemplo de esta relación es la labor desarrollada durante la etapa de emergencia posterior al terremoto de febrero recién pasado. El equipo de RSC de CRCh se encargó rápidamente de canalizar las donaciones –tanto en dinero como en especies¬ de empresas y particulares a nivel nacional e internacional. Más de 80 empresas decidieron realizar sus aportes a través de nuestra institución y la gestión con algunas de ellas han ido mucho más allá de la emergencia, firmándose convenios y generando proyectos en el largo plazo.

En este sentido, queremos destacar el compromiso adquirido por dos empresas en particular que ya podemos nombrar como socios estratégicos de Cruz Roja: Salcobrand e IBM. La cadena farmacéutica no sólo realizó una gran campaña de recolección de fondos a través de la "pulsera solidaria", sino que nos unimos para trabajar en conjunto por un año realizando campañas y acciones que canalicen recursos y otorguen visibilidad a nuestro trabajo. IBM por su parte, también nos apoyará por el mismo período con un importante soporte tecnológico, complementando su donación del equipamiento completo de la sala de trabajo del Centro Operativo de Emergencia (COE) en la Sede Central y agregando procesos inteligentes al manejo y flujo de la información relevante de la Cruz Roja Chilena a nivel nacional.

Acciones como las señaladas anteriormente son posibles de replicar también a nivel regional y local. Es tarea de Cruz Roja Chilena desarrollar y mantener este interesante trabajo en el tiempo y generar nuevos proyectos y alianzas. Estamos convencidos que entre nuestro voluntariado existen muchas iniciativas interesantes que requieren de recursos para ser desarrolladas. Les invitamos a compartirlas con nosotros y comprometerse a hacerlas realidad.

Puede comunicarse con Andrés Recabarren y Andrea Pozo, del equipo de Responsabilidad Social Corporativa enviando un correo electrónico a responsabilidadsocial@cruzroja.cl, o en los teléfonos (56)-(2)-7776300/7776262, anexos 4209-4257.