Especiales

Gestión del Riesgo: Las enseñanzas que nos dejó la tragedia

La brutal fuerza del terremoto de 8.8 grados en la escala de Richter que sacudió al país el pasado 27 de febrero obligó a enfrentar un escenario que nadie imaginaba, pero que paradójicamente se transformó en una escuela para muchos voluntarios y voluntarias. “Aunque nadie podría haber querido que pasara una tragedia como la que vivimos, realmente la emergencia fue la mejor escuela que pudiéramos haber tenido”, dice el Director Nacional de Gestión del Riesgo, Nelson Hernández. “Nos enseñó lo que no sabíamos en el tema y nos demostró que teníamos que ampliar nuestro trabajo con la comunidad para la reducción de riesgos, preparación, respuesta y recuperación ante desastres”.

El terremoto de Haití fue una alerta para este equipo. Su director, Nelson Hernández, reconoció que para enfrentar un sismo de esas características requeriría un número mayor de voluntarios y más capacitaciones.

Pero la brutal fuerza del terremoto de 8.8 grados en la escala de Richter que sacudió al país el pasado 27 de febrero obligó a enfrentar un escenario que nadie imaginaba, pero que paradójicamente se transformó en una escuela para muchos voluntarios y voluntarias. “Aunque nadie podría haber querido que pasara una tragedia como la que vivimos, realmente la emergencia fue la mejor escuela que pudiéramos haber tenido”, dice Hernández. “Nos enseñó lo que no sabíamos en el tema y nos demostró que teníamos que ampliar nuestro trabajo con la comunidad para la reducción de riesgos, preparación, respuesta y recuperación ante desastres”.

A partir de esta experiencia, se estableció un amplio plan de trabajo que considera aquellas tareas que debemos abordar para mejorar la operatividad de Cruz Roja Chilena y apoyar al país en su reconstrucción durante los próximos 18 meses.

Ello se traduce en cuatro líneas de acción:

  1. Respuesta e Intervención en Desastres
  2. Servicios de IT/Telecomunicaciones
  3. Reducción de Riesgos Comunitarios
  4. Alojamiento de Emergencia

Respuesta e Intervención en Desastres

Alex Ramírez Troncoso es el nuevo Coordinador Nacional de Intervención en Desastres. Con 7 años de experiencia como Socorrista Acuático y Jefe de Puesto de la Playa Costa Brava con la Cruz Roja Española, Ramírez regresó a su nativo Chile para trabajar en la respuesta al terremoto. De esta forma, apoyó a Cruz Roja Alemana en la entrega de viviendas temporales a personas afectadas por el desastre.

“Esta área tiene dos objetivos”, explica. “Uno es que la Cruz Roja Chilena responda a emergencias y desastres en manera rápida y eficaz, y el segundo que tenga un voluntariado especializado y equipado para responder”. 

Para lograr estas metas, Respuesta a Intervención en Desastres está desarrollando una serie de actividades:

  • La Dirección Nacional se encuentra formando a voluntarios a través de Cursos de Gestión del Riesgo, Nivel 1 y Nivel 2. Estas capacitaciones permiten que los voluntarios trabajen con las comunidades en un contexto de Gestión del Riesgo y Manejo de Desastres.
  • Se está apoyando a los Comités Regionales y Filiales para elaborar e implementar sus propios planes de respuesta y contingencias. Ello permitirá una mejor respuesta en situaciones de crisis o desastres de los 10 Comités Regionales y sus Filiales. La profesional que coordina esta acción es Viviana Guajardo.
  • También se están desarrollando acciones de especialización para el voluntariado. Mediante cursos especializados, se conforman Equipos Nacionales de Reducción de Riesgos (ENRE), de Intervención en Desastres (ENI) y de Rescate. Este último, tendrá su primera maniobra durante el “Ejercicio de Cooperación I Chile 2010”, coordinada con la Fuerza Área de Chile, y que tendrá lugar durante las primeras dos semanas de octubre en el sur del país. Esta actividad convoca a las Fuerzas Áreas de 12 países de la región, además de otras entidades humanitarias y de primera respuesta nacionales.

El Coordinador Nacional de Intervención en Desastres destaca que este evento es muy importante, por lo que la participación de Cruz Roja Chilena es fundamental. “Debemos estar coordinados en caso de desastre. Tras el terremoto de Haití colapsaron los servicios aéreos. Este simulacro puede ayudar a prevenir que esta situación vuelva a ocurrir y a que las distintas Fuerzas Áreas conozcan Chile, puedan coordinarse entre ellas de mejor forma y con nosotros en caso de futuras emergencias que afecten a nuestro país”.

Servicios de Tecnologías de Información/Telecomunicaciones

En esta área se ha continuado con el trabajo de mejoramiento del Sistema Nacional de Telecomunicaciones de Cruz Roja Chilena, liderado por el Técnico de Telecomunicaciones Mauricio Flores. Como explica Alex Ramírez, “antes del terremoto no contábamos con un sistema de telecomunicaciones nacional. Ahora, hemos iniciado la instalación de este sistema, el cual se articulará con la Red de Emergencias, a través de un acuerdo con la Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior, ONEMI, permitiendo mantener una comunicación constante y la coordinación con otros actores en situaciones de desastre”.

Esta Red Nacional de Telecomunicaciones considera la instalación de equipos VH y VHF en los Comités Regionales y principales Filiales de Cruz Roja en el país, tarea que se verá facilitada con el acondicionamiento especial de un vehículo para este fin.

De la misma forma, Cruz Roja Chilena habilitará una red similar, usando las nuevas Tecnologías de Información y Comunicación, TICs. La instalación de equipos, software y demás herramientas necesarias para activar este sistema está a cargo del Técnico en Tecnologías de Información (IT, por su sigla en inglés) Fernando Pozo.

Reducción del Riesgo de Desastres

Esta área es responsable de coordinar con las comunidades las actividades de reducción de riesgos, preparación para desastres y adaptación al cambio climático. Se enfoca en la previsión, prevención, mitigación, preparación y adaptación de las comunidades frente a riesgos relacionados con desastres y/o con el cambio climático.

La Coordinadora de esta área es la arquitecta Soledad Riquelme Pezo. Con 15 años de experiencia en trabajo comunitario con la Cruz Roja Chilena en la Filial de Chiguayante y en la Dirección Nacional, Riquelme tiene experiencia liderando la elaboración de diagnósticos y el desarrollo de proyectos comunitarios que conlleven a la reducción de riesgos y la preparación de las comunidades vulnerables para el cambio climático.

Riquelme explica que el trabajo en Reducción del Riesgo se inició en Cruz Roja Chilena sólo hace tres años. “Anteriormente, la Cruz Roja Chilena hacía sólo respuesta”, afirma, y agrega que de la experiencia internacional “aprendimos que no sólo era suficiente dar respuesta, sino también hacer prevención”. Esta iniciativa fue posible en Chile gracias al aporte del Departamento Internacional para el Desarrollo del Gobierno Británico (DFID por su sigla en inglés) y el interés de la CRCh de alinearse con la estrategia mundial para la Reducción del Riesgo de Desastres, liderado por la Federación Internacional de la Cruz Roja.

Las metas principales de esta área para el periodo 2010-2011 son realizar diagnósticos comunitarios para identificar riesgos de desastres y diseñar e implementar al mínimo 15 micro-proyectos comunitarios para reducirlos.

Bajo la guía de este programa nacional, existen algunos proyectos que contribuyen en el logro de estos objetivos. Dos de estas iniciativas son nuevas: una sensibiliza respecto del Cambio Climático, y es financiada por el fondo para el cambio climático de la Federación Internacional (conocido como PFCC2). La otra, consiste en reducción del riesgo de desastres, financiada por el Fondo de International Community Foundation (ICF).

El Proyecto PFCC2 es una iniciativa del Centro del Clima de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, y tiene el objetivo de integrar el tema de Cambio Climático a todas las líneas de trabajo comunitario de la Cruz Roja. Dentro de la CRCh, este proyecto tiene 4 objetivos:

  1. Sensibilizar a la Cruz Roja Chilena al nivel país sobre el tema de Cambio Climático.
  2. Realizar un papel blanco sobre los efectos del Cambio Climático en Chile y recomendaciones sobre cómo actuar para realizar trabajo comunitario en reducción de los riesgos frente al Cambio Climático, con la ayuda de expertos en el tema, voluntarios de la Cruz Roja y miembros de la comunidad.
  3. Realizar un plan de acción de trabajo comunitario para la reducción del riesgo frente al Cambio Climático.
  4. Crear materiales de comunicación y difusión sobre el tema. Este proyecto está liderado por Leticia Escamilla, de nacionalidad estadounidense, quien se incorporó a Cruz Roja Chilena hace dos años desempeñando diferentes funciones en gestión de proyectos y especializándose en los últimos meses en Cambio Climático y sensibilización, mitigación y adaptación comunitaria.

El Proyecto ICF tiene como objetivo desarrollar capacidades en las comunidades afectadas por el terremoto-maremoto en un contexto de reducción del riesgo, preparación para desastres y promoción de la salud. Se basa en tres resultados:

  1. Reducción de Riesgos de Desastres: Trabajar con la comunidad a través de sus líderes y organizaciones para identificar y analizar las vulnerabilidades y capacidades locales y realizar campañas de prevención o pequeñas obras de mitigación del riesgo de desastre.
  2. Preparación para Desastres, a través del fortalecimiento de instituciones de respuesta, preparación escolar frente a desastres e instalación de sistemas de alerta temprana.
  3. Salud y Promoción de la Higiene.

El proyecto está liderado por Rodrigo Cárcamo, Estudiante de Ingeniería en Prevención de Riesgos Calidad y Ambiente UTC de INACAP, y con 10 años de experiencia en la Cruz Roja Chilena (Filial Valdivia), donde desempeñó varios cargos de liderazgo, incluyendo Director de Gestión del Riesgo, Subdirector de Juventud y Subdirector de Acción Social. 

Para comunicarse con la Dirección Nacional de Gestión del Riesgo envíe un correo electrónico a gestiondelriesgo@cruzroja.cl